Archive for the ‘Comprensión lectora’ Category

Biografías

febrero 15, 2010

Casa museo de Lope de Vega

Una biografía es el relato de la vida de un personaje. Escribir una buena biografía supone:

  • Elegir a una figura relevante de la historia o la vida pública.
  • Documentarse lo mejor posible sobre su vida, manejando variadas fuentes de información (cartas, memorias, diarios, documentos históricos o periodísticos…) y contrastando los datos.
  • Ordenar los datos e interpretarlos. No se trata sólo de reconstruir cronológicamente los hechos más importantes de la vida del personaje elegido; también, hay que extraer conclusiones acerca de su personalidad y su evolución moral.
  • Finalmente, hay que redactar la biografía de forma objetiva y con estilo ameno.

ACTIVIDADES

1. El siguiente texto pertenece al libro Pasiones (1999), de Rosa Montero, una colección de famosas historias de amor. Léelo atentamente y luego contesta a las preguntas.

Me viene ahora a la cabeza un amor especialmente crepuscular: el de Lope de Vega por Marta Nevares, bellamente descrito en un trabajo de Antonio Villacorta en Historia 16.
Mujeriego, vitalista y ya maduro, Lope se hizo sacerdote en 1614, tras la muerte de su mujer legítima y de un hijo; pero su ordenación no le impidió seguir viviendo pasiones desenfrenadas y muy carnales. En 1617 se enamoró locamente de Marta de Nevares: él tenía cincuenta y cuatro años, ella veintiséis. La hermosa Marta poseía unos ojos verdes espectaculares; era culta, inteligente, sabía música, escribía poemas y estaba casada con un tal Roque Hernández. Era una mujer decente, pero perdió la cabeza por Lope y le entregó su vida. “Por acá nos amamos a lo burdo”, escribe el sensual Lope al duque de Sessa, “porque dicen las mujeres que en los brazos lo grosero es lo mejor”. Y también: “Hace piernas Amarilis [Marta], y bien hace, pues que las tiene tan lindas, con dos partes para mi condición notables, que es poca carne y bien puesta”. En la gloria de la piel, el cuerpo es un festín.
De los amores de ambos nació una niña, que Roque, el marido, reconoció como propia; pero al poco se dio cuenta de la situación y abandonó a Marta. Desde 1621, Lope y ella vivieron juntos y apasionados y felices. Pero a partir de 1627, los ojos verdes de Marta se fueron apagando poco a poco: se estaba quedando ciega y además sufría extrañas locuras y delirios. Lope, tras probar el paraíso, descendió a los infiernos: “Ojos, si vi por vos la luz del cielo / ¿qué cosa veré ya sin vuestra vista? / o, ¿cómo el alma admitirá consuelo / que la violencia del dolor resista?”. Marta murió al fin en 1632, ciega y demente, a los cuarenta y dos años. Para Lope, que tenía setenta, la vida se había acabado: “ Permíteme callar sólo un momento / que ya no tienen lágrimas mis ojos / ni conceptos de amor mi pensamiento”.

a. ¿Sobre qué importante figura de la cultura española trata el texto? ¿En qué destacó? ¿En qué acontecimientos de su vida se centra? ¿Qué aspectos de su personalidad se resaltan? Resume lo que se cuenta.

b. ¿Hay alguna referencia en el texto a la labor de documentación de la autora?

2. Busca información sobre algún personaje histórico que te atraiga especialmente. Haz una breve semblanza del personaje, destacando algún rasgo importante de su personalidad. Es importante que sigas las orientaciones arriba expuestas. Tras corregir y pasar a limpio tu escrito, lo entregarás al profesor junto con las fotocopias de los textos que te han servido como fuente de información.

3. Piensa en algún acontecimiento decisivo en tu vida. Relátalo, explicando por qué fue tan importante para ti.

Los subgéneros narrativos

enero 14, 2010

Son muy variadas las formas literarias que puede adoptar el texto narrativo.

En verso, destacan tres:

  • La epopeya narra una acción memorable y decisiva para la Humanidad o para un pueblo: la Ilíada y la Odisea, de Homero.
  • El cantar de gesta es un poema medieval escrito para la exaltación de un héroe: el Cantar de Mio Cid, por ejemplo.
  • El romance es un poema breve que narra hechos de armas, hazañas de caballeros o asuntos novelescos.

Y en prosa, dos:

  • La novela es un relato complejo, normalmente extenso, donde se exponen todo tipo de problemas y conductas humanas vividas por unos personajes que aparecen perfectamente perfilados en todos sus aspectos.
  • El cuento es un relato breve, oral o escrito, en el que se narra una historia de ficción (fantástica o verosímil), con un reducido número de personajes y una intriga poco desarrollada, que se encamina rápidamente hacia su desenlace.

El cuento se caracteriza por su capacidad para excitar desde un principio la atención del lector y sostenerla hasta el final. Se trata de un género intermedio entre la poesía y la novela, pues expresa en forma narrativa, próxima a la novela, una emoción cercana a la poética.

Dos son las variedades principales de cuento:

  • El cuento popular, transmitido por vía oral, se caracteriza por el anonimato del autor y la posible repetición de temas y argumentos en diferentes versiones y culturas, dado su origen primitivo. Son cuentos populares Blancanieves, Garbancito, Juan Sin Miedo… En ellos predomina una visión maravillosa de la vida.
  • El cuento literario, de transmisión escrita, es el cuento de autor, es decir, una obra culta de autor conocido. Se caracteriza por el intento de captar un momento insólito de la realidad y por plantear conflictos y problemas (más que solucionarlos, como sucede en el cuento popular).

Géneros afines al cuento son:

  • El apólogo es un cuento de carácter didáctico. La fábula, una de sus variedades, se caracteriza por la presencia de animales, a los que se dota de comportamientos humanos, y una moraleja o enseñanza moral.
  • La leyenda, en prosa o en verso, se basa en acontecimientos históricos o en tradiciones populares. En ella se incluyen elementos fantásticos y misteriosos.
  • La novela corta. Narra un solo suceso, como el cuento, pero es de mayor extensión.

ACTIVIDADES

1. Haz un resumen de los contenidos de este artículo.

2. Las dos epopeyas más famosas de la literatura occidental pertenecen al poeta griego Homero: son La Ilíada y La Odisea. Busca información sobre ellas. Luego, escribe un breve resumen del argumento de cada una.

3. EL CABALLERO DEL LAGO, que te presentamos a continuación, es un relato popular y anónimo. Léelo con atención y determina a qué subgénero narrativo pertenece. Justifica tu respuesta.

Una tarde de septiembre de 1528, bajo una imponente tormenta, llamó a un albergue perdido en un monte un noble caballero. Sus vestidos eran lujosos y el ventero, después de inspeccionar por la mirilla de la puerta, abrió complacido.
El recién llegado pidió lumbre para secar sus ropas y permiso para meter en la cuadra a su caballo, que estaba a unos pasos de él. Como la tormenta no cesaba y la noche se echaba encima, decidió alojarse allí; mandó que le prepararan buena cena y una habitación para dormir.
El ventero, imaginando que el caballero sería un gran personaje extraviado en la selva y con sus bolsillos repletos de escudos, determinó apoderarse del oro, ya que en aquel rincón tan intrincado del bosque nadie le habría visto entrar. Le sirvió la cena lo más pronto posible y, sin cambiar palabra con él para que sin ninguna distracción se retirara inmediatamente, le indicó su aposento. El dueño de la venta se despidió para acostarse, pues tenía que trabajar de madrugada. Se metió en su cuarto, buscó un afilado cuchillo y con gran agitación esperó a que su huésped estuviese acostado.
Escuchó un rato sin percibir el menor ruido, y sabiendo ya con certeza que el caballero dormía, abrió con cuidado la puerta, se lanzó sobre el lecho y clavó repetidas veces el arma sobre el infeliz durmiente. El asesino, cuando comprobó a la luz de una bujía que el hombre estaba muerto, registró sus ropas, hallando en ellas varias bolsas de oro.
El hostelero se sintió feliz; varias veces contó las monedas, que ascendían a cifras fabulosas; una vez las puso en un lugar seguro, metió a su víctima en un saco con piedras y muy cosido, y lo llevó a arrojar a la laguna de Taravilla, la cual creen sin fondo y comunicada con la Muela de Utiel por abismos subterráneos.
Vuelto a casa, el criminal borró toda huella del crimen, se acostó satisfecho y durmió toda la noche.
Al día siguiente, como no encontrase el cuchillo, se inquietó con el pensamiento de que lo había dejado clavado en el muerto y de que el arma tenía grabada en la hoja el nombre y el apellido. Pero, ¿quién iba a sacarlo de allí? Podía vivir tranquilo: ningún humano había llegado jamás al fondo del lago.
Pasados algunos meses, un fuerte temblor de tierra abrió las entrañas de la Muela de Utiel, y lentamente el nivel del lago de Taravilla fue bajando, bajando, hasta que las aguas desaparecieron en las entrañas de las simas y el lago quedó seco. Acudieron a contemplarlo los vecinos de los pueblos cercanos y descubrieron el saco cosido; lo abrieron y encontraron la víctima del hostelero y el cuchillo con su nombre grabado.
La noticia se divulgó rápidamente, y el asesino, viéndose descubierto, antes de ser detenido, se ahorcó de una viga.
Semanas más tarde vieron que las aguas volvían a salir del seno de la tierra y llenaban el lago.
Desde entonces, se ha repetido varias veces el fenómeno; pero los vecinos creen que las aguas se retiran cuando el lago guarda un secreto, y vuelven a aparecer cuando se le ha dado al cadáver cristiana sepultura.

El autorretrato

noviembre 23, 2009

Vamos a trabajar hoy con un fragmento del prólogo de las Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes. En él, el autor, que por entonces (1613) tenía sesenta y seis años, se describe así:

“Este que veis aquí, de rostro aguileño; de cabello castaño; frente lisa y desembarazada; de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro; los bigotes grandes; la boca pequeña; los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y estos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos extremos, ni grande ni pequeño; la color viva, antes blanca que morena, algo cargado de espaldas y no muy ligero de pies; este digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha.”

ACTIVIDADES

1. Reescribe el autorretrato de Cervantes cambiando las palabras o expresiones destacadas en rojo por un sinónimo.

2. Explica cómo es un rostro aguileño, una nariz bien proporcionada, unos dientes mal acondicionados.

3. Indica cómo se refiere Cervantes a su estatura mediana.

4. El autorretrato de Cervantes se centra sobre todo en rasgos físicos: ¿cuáles? ¿Cómo se ordenan estos rasgos? ¿Crees que el retrato pictórico de arriba se ajusta bien a la descripción que Cervantes hace de sí mismo? Justifica tu respuesta.

5. Ahora, vas a escribir tu propio autorretrato a la manera de Cervantes. Para ello, sigue las siguientes instrucciones:

  • Coge una foto tuya y pégala en un folio.
  • Fíjate con atención en los rasgos más peculiares de tu rostro.
  • A continuación, redactarás tu autorretrato en una sola frase, como el modelo.
  • Empieza con la misma fórmula de Cervantes: “Este / Esta  que aquí veis…”
  • A continuación, describe la forma de tu rostro, tus cabellos, frente, ojos, nariz, boca. Seguidamente, te referirás a tu estatura, el color de tu piel y tu aspecto físico en general.
  • Cierra también con la fórmula de Cervantes: “este / esta digo que es el rostro de…” . E igual que Cervantes, en vez de decir tu nombre, mencionarás algún hecho por el que te conozca la gente.